Independencia Vs Independentismo

Comienzo estas líneas recordando el día en que mi padre me llevó por primera vez a un lugar por el cual he pasado mil veces a posteriori, se trataba del primer ayuntamiento de El Ejido.

Aquel 11 de septiembre de 1982 culminaba un proceso de solicitud de cambio de capitalidad desde Dalías a El Ejido, convirtiéndose de este modo El Ejido en un término municipal independiente de Dalías, al que antes pertenecía. Para mi todo aquello era completamente desconocido e indiferente, no tenía la menor idea con siete años de la importancia del momento que estaba viviendo. Por algún motivo, aquello se me quedó en la retina y la memoria, y es que no era para menos, ya que con el paso del tiempo El Ejido se ha convertido en la huerta de Europa, dando lugar a un desarrollo económico y demográfico que aún hoy sigue evolucionando y del que Dalías también se beneficia, siendo ahora El Ejido una de las zonas más prósperas de toda España.


Digo bien España porque nada tiene que ver aquella situación con el actual momento que se vive en Cataluña donde una minoría quiere forzar un cambio de estado y convertirse en una nación independiente sin un mínimo respeto a la Constitución que nos rige a todos en el territorio nacional, y es que el azar ha querido que coincidan el 11 de septiembre como el día en que el Ejido comenzó su andadura como término municipal independiente y el día que utilizan los catalanes para celebrar su principal festividad, la Diada.

Varias son las diferencias entre una situación y otra. Para empezar, El Ejido respetó y sigue respetando una Constitución que nos une a todos y una normativa sobre municipios que pertenecen a un estado mayor, España. Durante el proceso que se inició solicitando el cambio de capitalidad desde Dalías a El Ejido hubo una amplia mayoría que así lo deseaba (cosa muy importante a tener en cuenta). La relación que sigue existiendo entre indios (ejidenses) y palomos (dalienses) sigue siendo de lo más cordial, no en vano disfrutamos todos unidos de la fiesta con mayor número de peregrinaciones de toda la provincia que se celebra en Dalías, la del Santísimo Cristo de la Luz y así podría continuar dando ejemplos de convivencia entre unos y otros, “más unidos que independientes”…

Por el contrario, actualmente en Cataluña se pretende -desde una minoría- dividir un pueblo en dos, no sólo españoles y catalanes sino lo que es más triste, catalanes contra catalanes, hermanos contra hermanos, porque recordemos que así comienzan las grandes desavenencias entre personas de un mismo pueblo. Actualmente, la deriva independentista se intenta llevar a cabo desde un gobierno construido sobre pilares hechos de distintas dimensiones. ¿Qué tiene que ver ideológicamente hablando la CUP con el PDeCAT, incluso si me apuran con ER? Quizás tan solo la ambición de gobernar a costa de todo, a costa de regalar unos apoyos a cambio de que se fuerce un proceso que solamente quieren unos pocos. Ni que decir tiene la desobediencia a nuestra Constitución, la nuestra, la de todos los españoles, incluidos los catalanes.

Cataluña siempre ha sido inclusiva con todos los que han ido a trabajar, a visitarla y a sentirse admirados por todas las cosas buenas que tiene como su gran patrimonio cultural y artístico, un patrimonio que en realidad nos pertenece a todos los españoles y no a una minoría.

Como puede verse no es lo mismo una mayoría que una minoría, no es lo mismo crecer que hacerse más pequeño, no es lo mismo incluir que excluir, no es lo mismo respetar las leyes que desobedecerlas, no es lo mismo independencia que independentismo…