La Presidenta del CBP se retrata y da pruebas de su ineptitud en sus declaraciones a la prensa

En su reciente comunicado a la prensa, la Presidenta del Consorcio de Bomberos del Poniente Almeriense, Dª Isabel Belmonte Soler da muestras, una vez más, de su ineptitud.

En dichas declaraciones afirma que “el Plan de Prevención de Riesgos Laborales ha sido licitado en dos ocasiones y el próximo lunes será valorado por la mesa de contratación, para que en los próximos meses pueda estar en marcha”.

Arrojemos un poco de luz para que esta señora y la opinión pública sepan de qué hablamos:

1. Lo que se ha licitado y ha ido a la mesa de contratación es el “Servicio de Prevención Ajeno de Riesgos Laborales del Consorcio”. Un Servicio de Prevención Ajeno, es una empresa especializada en la Prevención de Riesgos Laborales que asesorará al Consorcio y gestionará la Prevención.

2. El Plan de Prevención de Riesgos Laborales del Consorcio de Bomberos del Poniente lleva redactado años y años en un cajón sin llevarse a la práctica.

De hecho, en la actualidad, el Jefe del Parque de bomberos está imputado por el accidente de un trabajador en 2012 y el fiscal pide para él dos años de cárcel y otros tantos de inhabilitación para trabajar como funcionario. Y es que no basta con tener el Plan escrito en un papel, sino que hay que hacer que se cumpla. Pues en 2018 sigue sin ponerse en marcha.

Tanto la Presidenta como el resto de miembros de la Junta General del Consorcio (representantes de los ayuntamientos de El Ejido, Roquetas de Mar, Adra y Vícar) han recibido un comunicado de la Inspección de Trabajo avisándoles del incumplimiento de un requerimiento de 2012 para que se implantase dicho Plan de PRL. En dicho requerimiento se le dio un mes de plazo al Consorcio. Y han pasado ya más de cinco años. Pero no parece que los dirigentes del Consorcio se den mucha prisa, y eso que, el hecho de no tener el Plan implantado repercute en mayores riesgos para las vidas tanto de los bomberos como de los ciudadanos del Poniente.

El caso es que el tándem formado por la Presidenta y el Jefe del Parque se plasma en una gestión, al más puro estilo Pepe Gotera y Otilio, en la que las cosas se arreglan tarde y mal; eso sí, con el dinero de los ciudadanos. No vamos a profundizar ahora en las chapuzas realizadas en asuntos como el del desfibrilador, las compras de camiones, las emisoras de radio, el retén de Canjáyar, etcétera, etcétera y etcétera. Necesitaríamos páginas y páginas para explicar todas estas negligencias; la serie de vídeos “Escándalo Bomberos Poniente Almeriense” refleja algunas de ellas. El caso del Plan de Prevención de Riesgos Laborales es sólo la punta del iceberg.