El PSOE de El Ejido tacha los presupuestos de falsos y electoralistas

Los socialistas ejidenses consideran que las previsiones económicas del Ayuntamiento para 2018, además de llegar siete meses tarde, no van a implicar ninguna mejora para la calidad de vida del municipio ni para su ciudadanía

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de El Ejido considera que los presupuestos presentados por el equipo de gobierno, no solo llegan con siete meses de retraso, sino que además son falsos y no llevan aparejada ninguna mejoría para la calidad de vida de la ciudadanía, lo que debería ser su único objetivo.

Según señala el Portavoz Socialista en el Consistorio ejidense, Tomás Elorrieta, “después de realizar una primera lectura del proyecto de presupuestos que se nos ha trasladado, hay que hacer algunas consideraciones generales, la primera de las cuales es evidente, que llegan con siete meses de retraso. Y la segunda es que, a pesar del ingente volumen de información que contienen sobre ejercicios pasados, la información sobre los gastos es, curiosamente, limitada, ya que obvia datos importantes, como los programas a los que pertenecen esos gastos, que se reparten solo en los capítulos mayores, y no se agrupan en partidas que permitan su estudio, con un claro y único propósito, dificultar su análisis por parte de la oposición”.


Elorrieta añade que, “por otro lado, estos presupuestos muestran claramente cuál es el modelo de ayuntamiento que pretende el PP, un ayuntamiento que exprima a la ciudadanía al máximo, y que se declare incapaz de gestionar los servicios subcontratando prácticamente todo aquello que supone un servicio a la población, pero con un incremento del coste y una pérdida del control y la calidad. Estamos, además, ante unos presupuestos electoralistas, que esconden datos que evidencian que el supuesto éxito de gestión del PP no es más que un decorado”.

A su juicio, “entrando en el fondo de los presupuestos, lo fundamental de los ingresos son los impuestos indirectos y las tasas. En impuestos indirectos, encontramos la primera mentirijilla, ya que el equipo de gobierno dice que los ha bajado, porque presupuesta un millón menos que el año anterior, pero olvida decir que ese mismo año cargó sobre los hombros de los ciudadanos un millón y medio más de lo previsto. Es decir, que la realidad se encargará de evidenciar que no existe esa supuesta rebaja”.

Elorrieta añade que “otra mentira del equipo de gobierno que reflejan estos presupuestos se refiere a la plusvalía que, según ellos anunciaron, no se iba a pagar si era por fallecimiento, y la realidad es que esa exención no se ha aplicado nunca a nadie, y en el informe que este Ayuntamiento ha enviado al Ministerio de Hacienda se dice con claridad que no se va a aplicar”.

En cuanto a las tasas, destaca que “se van a recaudar 12.000.000 de euros, y aunque dicen que van a bajar las tasas en 850.000 euros con respecto a 2017, lo cierto es que ese año se aplicaron tasas por valor de casi 3.500.000 más de los presupuestados. Las cifras cantan y dicen que, de rebaja, nada de nada”.

En el análisis de las multas y sanciones, el Portavoz Socialista argumenta que “también se ha anunciado que se van a bajar en 350.000 euros, pero la realidad es que en 2017 presupuestaron 1.100.000 euros en este concepto, y el montante total fue de 1.600.000. En definitiva, hay bajadas en muchas tasas con respecto a lo presupuestado, y sobre todo a lo facturado, en 2017, que no se justifican muy bien”.

Con respecto a las transferencias corrientes y de capital, Elorrieta destaca “los más de nueve millones que destina la Junta de Andalucía a El Ejido para la prestación de servicios, y de ellos, los más de cuatro millones que son de libre disposición, es decir, que el equipo de gobierno puede destinar a los fines que desee”.

En cuanto al capítulo de gastos, Tomás Elorrieta argumenta que, “en los de bienes corrientes y servicios, es decir, aquellas partidas que se dedican a los ciudadanos de a pie, como actividades relacionadas con el turismo, con la participación ciudadana, con el arreglo de caminos, etc., una característica común es que nunca se ejecuta el 100% del presupuesto, y hay partidas, como Juventud o Protección Civil, que tienen cifras ridículas. Así, en un presupuesto de casi 80 millones de euros, Protección Civil contará con 10.240, con el agravante de que el año pasado, de los 10.000 que se le presupuestaron, solo se gastaron 5.500”.

En su opinión, “resultan también llamativos desequilibrios como que Participación Ciudadana vaya a contar con 12.000 euros y Patrimonio Histórico con 20.000, y se vayan a dedicar 150.000 a difusión y comunicación, o lo que es lo mismo, a propaganda. O los 30.000 de Protocolo y los 32.000 de “Asistencia a órganos representativos”, que vaya usted a saber lo que es”.

Tomás Elorrieta señala que, “de los gastos, al menos 17.000.000 se ejecutan a través de subcontratas, sin contar los 8.000.000 que se embolsa la empresa Aguas de El Ejido a costa de los vecinos y que no figuran en los presupuestos. Y de estas subcontratas, hay una muy específica, Recaudación, que se lleva algo más de 2.000.000 por cobrar recibos, recibos que se preparan en las diferentes áreas del Ayuntamiento, y que esta subcontrata se limita a cobrar, y a la vista de los resultados de una forma bastante poco eficiente, dados los derechos reconocidos pendientes de cobro, que suponen, según señala el propio informe del Ministerio de Hacienda, el 10% de los supuestos ingresos municipales”.

Las inversiones, arguye el Portavoz Socialista, “se nos venden como una maravilla de la gestión, cuando en realidad 1.000.000 de euros de esas supuestas inversiones corresponden a la campaña electoral del equipo de gobierno en las pasadas Municipales. Una parte de ellas son los fondos EDUSI, inversiones curiosas en algunos casos, porque el año pasado estaban dotadas con 900.000 euros de los que no se ejecutó nada. Y hay partidas como el complejo deportivo del Palmeral de Balerma, que cuentan con la magnífica dotación de 440 euros. Y me gustaría saber qué se va a hacer en el Centro de Usos Múltiples de Matagorda con 1.280 euros. Sobre todo, teniendo en cuenta que el año pasado se presupuestaron 330.000 euros para diferentes proyectos de los que no se ejecutó ni un euro. En este apartado, hay presupuestados este año 573.000, y ya veremos lo que se hace con ellos”.