Las obras de la plaza de la Ermita de San Sebastián encaran su recta final

Las obras de puesta en valor de las piletas de salazón romanas y renovación del entorno de la Ermita de San Sebastián encaran ya su recta final. Con estos trabajos, que constituyen un importante proyecto, este espacio se convertirá en un punto de referencia desde la perspectiva cultural, histórica y turística en Adra que atraerá a visitantes de toda la provincia.

El alcalde, Manuel Cortés, ha comprobado en primera persona cómo evolucionan las obras acompañado por el concejal de Obras Públicas, Ignacio Jinés y técnicos encargados de la ejecución de los trabajos. El primer edil abderitano ha destacado la “enorme importancia” de esta actuación desde el punto de vista “histórico y cultural” por las que “hemos apostado desde el equipo de Gobierno” y con las que “convertiremos este espacio en un enclave referente en Adra, pero que también logrará ser centro de interés de toda la provincia”.

Manuel Cortés ha apuntado a la “complejidad” de los trabajos dado “el alto valor arqueológico de las piletas”, lo que ha hecho necesaria la intervención de expertos en cultura y arqueólogos durante el desarrollo del proyecto con el objetivo de “garantizar de forma estricta su conservación”. El alcalde se ha mostrado convencido de que “el resultado final valdrá la pena y todos podremos presumir y disfrutar de este espacio”.

Evolución de las obras

La fase de los trabajos que se está ejecutando actualmente consiste en la colocación de la solería, una vez que se están culminando, al mismo tiempo, los detalles de la escalinata de acceso a la plaza. Es preciso recordar que esta escalinata se ha visto ampliada y renovada de forma integral conservando la estética de la zona.

Los operarios que trabajan en la zona han procedido, en los últimos días, a la elevación del punto exacto en el que se ubican las piletas y a la nivelación total de la plaza, que tendrá doble altura.

Para culminar con las obras de recuperación de las piletas y de transformación de la plaza, se dotará de un nuevo vallado a la zona, para garantizar la seguridad y se colocará arbolado. Asimismo, se instalarán nuevas papeleras, bancos y más mobiliario urbano. Igualmente se prestará una atención especial a la correcta iluminación del entorno.

Los trabajos comenzaron con la elevación del muro de contención, favoreciendo el incremento de los metros útiles de la plaza. Con la ampliación los vecinos ganarán espacio y un mayor aprovechamiento de la zona. Durante toda la ejecución de los trabajos se ha tenido en cuenta las necesidades de personas con diversidad funcional, para configurar un entorno accesible.

Cabe señalar que además de la aportación municipal en materiales, operarios y equipamiento desplegados por el Ayuntamiento de Adra en las distintas fases del proyecto, también ha intervenido personal de los planes [email protected] y [email protected]+, cofinanciados en un 80 por ciento por la Unión Europea y un 20 por ciento por la Junta de Andalucía.

Apuesta por la recuperación del patrimonio

Manuel Cortés ha recordado que los trabajos en la plaza y la rehabilitación de las piletas forma parte de “un ambicioso proyecto que hemos comenzado a desarrollar para esta zona de nuestra ciudad”, detallando que “se están haciendo desde la continuidad y de forma progresiva”.

En este sentido, ha detallado que “comenzamos con la reconversión en un panel histórico del muro en ruinas anexo al Molino del Lugar, estamos continuando con el proyecto de la Plaza de la Ermita y seguiremos con la remodelación del entorno de la estatua de El Labrador y el proyecto arqueológico del Cerro de Montecristo”.

El alcalde ha afirmado que “tenemos un compromiso por la sacar a la luz todo el pasado que atesora nuestra ciudad, porque creemos en su potencial y es necesario seguir trabajando para engrandecer nuestro patrimonio”. A este respecto, ha recordado que “en los últimos dos años hemos llevado a cabo actuaciones importantes, como la rehabilitación de los refugios de la Guerra Civil situados bajo la Torre de los Perdigones y la galería de la Fundición de San Andrés. Pero también hemos transformado el muro anexo al Molino del Lugar para convertirlo en escaparate del legado milenario de nuestra ciudad”.